Uncategorized

langostas alimentándose de banano.

Las distintas barreras protectoras contra afidos y otras plagas en los cultivos

Si bien es cierto que los insectos y las plantas llevan a cabo una relación simbiótica. No todos los insectos son buenos para las plantas, existen especies que se instalan en ellas para utilizarlas como fuente de alimento sin proporcionar beneficio alguno al cultivo. Un ejemplo de esto son los afidos, odiosas plagas que disminuyen la producción y calidad del cultivo.

 

Plagas en los cultivos:

En el caso de la agricultura, generalmente son los insectos no voladores, representan un peligro. Usualmente estos insectos al no ser voladores, no pueden polinizar las flores, únicamente toman lo que necesitan de su anfitrión sin devolver nada a cambio y suelen alojarse debajo de las hojas o hendiduras dentro de las cuales es difícil el acceso y el avistamiento. O en el caso de ser animales voladores, comen todo lo que necesitan y posteriormente se marchan.

Hay dos tipos principales de plagas que afectan los cultivos: Los fitopatógenos y los insectos devoradores de cultivo (estos últimos sin pueden tener la capacidad de volar, pero no podemos considerarlos como polinizadores).

Infección de afidos

Los afidos se pueden reproducir con facilidad hasta ser un gran problema

Hay que considerar que los insectos propios de cada región son muy difícilmente exterminables con métodos químicos, pues se trata de animales autóctonos de una región.

 

Fitopatógenos (afidos):

A grandes rasgos los daños que ocasionan a las plantas y al cultivo en general son:

*Absorción de la savia y líquidos que mantienen vivas a las plantas.

*Consumo de las zonas periféricas de la hoja de la planta.

*Disminución exponencial del crecimiento de la planta frutos.

*Infección completa de algunos frutos.

*Los principales grupos de fitopatógenos que pueden adherirse a la planta son los Afidos, comúnmente llamados pulgones o ácaros. Su reproducción es bastante acelerada y resultan bastante desagradables a la vista, pues las lesiones que causan en las plantas son bastante notorias.

 

Devoradores de plantas:

Son los más conocidos popularmente, se trata de las langostas y las orugas que se alimentan de cultivos maduros, comiendo en su totalidad las hojas e inclusive algunos tallos pequeños.

langostas alimentándose de banano.

Cultivos de cualquier tipo son susceptibles al daño por plagas.

Para ambos casos existen barreras especializadas para erradicar las plagas.

Cultivo con malla anti afidos

Así es como luce un cultivo protegido

 

Cuando hablamos de erradicar, no estamos hablando de matar todo aquello que se encuentre cerca, como haríamos con insecticidas, sino de repeler de nuestras plantas a las plagas. Si bien para esto existen alternativas químicas y físicas. Las alternativas físicas para proteger cultivos representan una mínima repercusión ecológica pues se tratan únicamente del uso de barreras. Ni el suelo, ni el agua, ni los animales  o personas resultan contaminados con agentes químicos. Pues como ya mencionamos se trata solo de mantener lejos  a los devoradores de plantas, especialmente a las más pequeñas como los afidos.

Colonia de afidos

La parte menos visible de la hoja es aquella que generalmente comienza a albergar a colonias pequeñas de afidos

 

¿Qué tan efectivas son estas barreras?

Obviamente depende del insecto contra quien estemos luchando, cualquiera de ellos es indeseable, pero sería ingenuo pensar que cualquier malla o material que tengamos a la mano nos vaya a ser útil. Existen infinidad de presentaciones para estas barreras: desde mallas anti aves, hasta mallas a prueba de fitopatógenos, cada una especializada para cada planta y tipo de plaga que deseemos combatir. Por lo general estas mallas son tan sofisticadas que incluso algunas redes pueden usarse en la lombricultura, puesto que son lo suficientemente efectivas como para proteger a las lombrices y sus recintos de otros animales que puedan alimentarse de la misma materia orgánica que las lombrices se encuentran consumiendo.

Larva de mariposa alimentándose de lechuga.

Algunas de las plagas que devoran los cultivos suelen ser larvas, no insectos en etapa adulta.

¿Dónde puedo encontrar un proveedor que me proporcione todo el equipo adecuado para la instalación de estas barreras?

Una de las opciones más recomendables, económicas, con un catálogo muy amplio y buena atención es HORTOMALLAS.

 

OBAAV

Los áfidos, el peor enemigo de sus cultivos

Los áfidos una plaga que usted pude controlar

Existen muchas y muy variadas plagas que afectan a los cultivos alrededor del mundo; pero una de ellas; que resulta ser una de las más comunes, es también una de las más fáciles de controlar.

Aunque no los vemos, los áfidos consumen los cultivos y pueden llegar a acabar con ellos.

Aunque no los vemos, los áfidos consumen los cultivos y pueden llegar a acabar con ellos.

Los áfidos son unos pequeños insectos que se alimentan de la sábila de las plantas; esto ocasiona que las plantas de debiliten y que se puedan enfermar; ya que la sábila en las plantas es el equivalente de la sangre en los humanos.

Si usted no elimina a los áfidos una vez se haya dado cuenta de su presencia; tendrá un grave problema; ya que estos insectos se convertirán en una plaga.

De no controlar la propagación de los áfidos, estos se convertirán en una plaga.

De no controlar la propagación de los áfidos, estos se convertirán en una plaga.

Conozca a los áfidos para poder acabar con ellos

Hay dos métodos para controlar a los áfidos; la primera es con plaguicidas, matando a la población actual de áfidos; sin embargo esta técnica no es recomendable ya que; no solo mata a los áfidos sino que también daña gravemente a los cultivos, pudiendo llegar a provocarles la muerte.

Los áfidos dañan gravante a los cultivos e impiden que adquieran las óptimas condiciones de calidad.

Los áfidos dañan gravante a los cultivos e impiden que adquieran las óptimas condiciones de calidad.

El segundo método es la prevención de la aparición de los áfidos; y es ahí donde la malla antí áfidos brilla como la solución definitiva.

La malla anti áfidos está hecha de polipropileno; por lo cual es sumamente resistente contra las mandíbulas de los insectos; motivo por el cual es ideal para proteger sus cultivos contra este mal.

La malla anti áfidos, la solución definitiva para las plagas

Contrariamente que lo que sucede con los plaguicidas; la malla anti áfidos no es perjudicial para las plantas; ya que no las aprieta y deja pasar el sol a través de sus poros; los cuales son tan diminutos que los insectos no pueden pasar por ellos; dejándolos fuera del alcance de las plantas y evitando que se las coman; y que en un futuro, lleguen a convertirse en plaga.

La tela térmica invernavelo es la malla utilizada contra los áfidos que mejores resultados ha tenido.

La tela térmica invernavelo es la malla utilizada contra los áfidos que mejores resultados ha tenido.

Un gran plus de la malla anti áfidos es la manera en cómo se instala; ya que esta puede ser personalizable; esto es, que usted puede decidir cómo y de qué manera se instala la malla; en qué posición, sobre que plantas, y si desea cubrir completamente a las hortalizas (envolverlas) o solo ponerles un techo.

Usted puede personalizar la forma en la que se instala la malla anti áfidos.

Usted puede personalizar la forma en la que se instala la malla anti áfidos.

Con la malla anti áfidos sus cultivos estarán protegidos contra todo tipo de adversidades; ya que esta tela también los protegerá contra las heladas y las lluvias torrenciales.

Para saber más sobre esta malla; y muchas otras mallas agrícolas, no deje de visitar estas páginas donde se le podrán aclarar todas sus dudas respecto a la instalación, el mantenimiento y otros usos de muchas otras mallas; sigue aquí.

AMA